Welcome

Los señalados y los que se salvan en el adiós del Madrid a la final de la Champions

El Real Madrid cayó ante el Chelsea a las puertas de la final de la Champions del próximo 29 de mayo en Estambul. Los de Tuchel fueron superiores en unos 120 minutos en los que los de Zidane resistieron casi hasta el final, nadando para morir en la orilla.

Salió Zidane con un once que sorprendió a propios y extraños, volviendo al 3-5-2 con Vinícius de carrilero derecho, una fórmula que terminó por no ser mágica para el conjunto blanco. Así jugaron los madridistas contra los ‘blues’:

Courtois. Imperial. Si el Madrid no se marchó de Stamford Bridge con un saco fue una hazaña con autoría a partes iguales de los fallos en la definición de los blues y del portero belga, en proceso de canonización.

Ramos. El capitán regresaba tras la operación -no jugaba desde el 16 de marzo- y dejó patente que no estaba para los 90 minutos. Dio el callo en algunos cruces que frenaron llegadas del Chelsea, pero no está en el estado de forma que se espera de él y acumuló más errores que aciertos.

Militao. Pocas pegas se pueden poner al joven brasileño que, en ausencia de Ramos y Varane, supo echarse el equipo a la espalda pese a su falta de experiencia. Ante el Chelsea volvió a hacer un partido más que correcto, aunque no destacó como en noches anteriores.

Nacho. Se antoja ya casi una mofa eso de que ‘siempre cumple’, una expresión que debería cambiarse por que ‘nunca protesta’ y hace bastante más que cubrir el expediente.

Vinícius. El brasileño hizo de carrilero derecho en una apuesta algo arriesgada de Zidane. Despistado sin encontrar su sitio en la nueva posición, tuvo buenas intenciones en ataque pero no llegó a más.

Mendy. Volvía de lesión y dio muestras de no estar en la forma ideal. Tímido.

Casemiro. Está fundido como la mayoría del equipo, especialmente los que acumulan más minutos a sus espaldas. Es una de las almas del centro del campo, pero en el tramo final de la temporada no llega a su 100%. Fue sustituido por Rodrygo en una decisión sorprendente del técnico madridista.

Kroos. Sorprende cuando el alemán no es preciso en todos los pases y este miércoles volvió a ocurrir. Tanto él como Modric son el cerebro del equipo y funcionan como un reloj, pero los partidos pesan.

Modric. Es encomiable lo que el ’10’ blanco está haciendo a sus 35 años. Pese a no ser su mejor noche, tuvo iniciativa a la hora de probar suerte desde fuera del área y suyo fue el pase a Benzema en la más clara para el Madrid.

Hazard. El belga no termina de encontrar su sitio en el Real Madrid y las expectativas puestas en él no han sido satisfechas ni en un 50%. Sus risas del final no tuvieron ninguna gracia.

Benzema. El francés tuvo alguna que no logró materializar, pero fue lo más destacado en el ataque blanco.

Entre los suplentes que disputaron algún minuto sólo destacó una acción defensiva de Valverde, que volvía tras superar el covid, y poco se puede reseñar del tiempo disputado por Asensio, Rodrygo y Mariano.

Zidane. El técnico madridista, a quien ampara sin discusión su trayectoria al frente del Madrid, desespera en sus extrañas decisiones y en su demora en los cambios, especialmente en una noche en que regresaron al once jugadores que, claramente, no estaban para ser titulares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *